El Museo

El Museo Sierra-Pambley es un edificio anexo a las dependencias de la Fundación Sierra-Pambley en León. Está situado en la plaza de la Catedral y se encuentra dividido en dos partes:

La Casa, de dos plantas más el bajo, que fue construida en 1848 por Segundo Sierra Pambley, conserva todo el ajuar con que se amuebló y equipó: los papeles pintados, y las moquetas, los muebles y los tejidos, las vajillas de Sargadelos e inglesas y los cubiertos realizados en plata. Destacan, los juegos y los juguetes, las mejoras en la iluminación y la calefacción, las piezas de aseo, los nuevos materiales como la gutapercha, los muelles, etc.

Las dos plantas se distribuyen de acuerdo a su funcionalidad, la primera estaba destinada a ser las estancias públicas, dedicadas a la vida social, y la segunda a las privadas de uso familiar.

La Casa, erigida en 1848 por Segundo Sierra-Pambley sobre edificaciones eclesiásticas, tiene una fachada regularizada, compuesta por balcones y miradores distribuidos a espacios iguales, con idénticas contraventanas, e impostas que separan los pisos. Está clara la voluntad del propietario de marcar ritmos que contribuyan a la ordenación urbana, ofreciendo a la ciudad un módulo susceptible de ser repetido en otras fachadas.

La vivienda propiamente dicha ocupa las dos plantas superiores, la primera o principal destinada a las estancias públicas, dedicadas a la vida social, y la segunda a las privadas, escenario de la vida familiar.

Cuenta con numerosas habitaciones, dedicadas a usos muy precisos, como corresponde a una casa moderna y bien organizada. Además del núcleo tradicional, compuesto por sala, gabinete y alcoba, situado en el piso alto, la casa cuenta con otras habitaciones, escenario de las distintas actividades de la vida burguesa: sala de música, sala de juego, gabinetes para damas y caballeros, comedores, tocador, despachos, dormitorios de matrimonio, de niños y de huéspedes y retrete. Habría que añadir la cocina, el cuarto de reunión de los criados, sus dormitorios y su retrete, hoy desaparecidos.

La Sala Cossío, está destinada a mostrar la obra docente de la Fundación Sierra Pambley, tras su creación en 1886 por Francisco Fernández Blanco y Sierra Pambley junto con los miembros de la Institución Libre de Enseñanza de Madrid, Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo Azcárate y Manuel Bartolomé Cossío.

La Fundación Sierra Pambley se creó con la finalidad de que la educación llegara a las personas desfavorecidas de las provincias de León y Zamora. Para ello, Francisco Sierra Pambley entre 1887 y 1903 fundó cinco escuelas rurales y urbanas en ambos territorios (en Villablino, Hospital de Órbigo, Villameca, Moreruela de Tábara y León –ciudad-). Todas ellas destacaron por su adaptación a los recursos de la zona y a las características socioeconómicas del lugar donde estaban ubicadas.

PRIMERA PLANTA

Se llamaba cuarto principal a la planta de la vivienda que reunía las salas en las que se recibía protocolariamente. Estaba amueblada y decorada con lujo, ya que era espejo de la posición económica y social de sus propietarios: las estancias se organizaban en enfiladas, unas a continuación de las otras, de manera que pudieran formar un espacio continuo que albergara a los numerosos invitados de los bailes y los saraos que se distribuían entre las distintas salas que forman esta planta, como la de Juego, que conserva la mesa de billar y diversos juegos de mesa fabricados en China; la sala de Fumar, destinada a los caballeros, decorada con papeles pintados y cortinas, además de un cómodo mobiliario que favorecía las conversaciones, para dar paso a la Sala, cuya función era servir de salón de baile y de comedor de gala; y finalmente, a la Sala de Compañía, decorada con los colores que el gusto de la época relacionaba con la feminidad: blancos y platas.

Además, esta planta conserva otro grupo de estancias reservadas a Francisco Fernández Blanco: el despacho con la mesa de escritorio y la silla giratoria de gutapercha, el innovador retrete con agua corriente instalado en 1912 y decorado con solería de baldosa hidráulica y finalmente, su austero dormitorio.

PLANTA SEGUNDA

La planta segunda, de uso familiar, se articula en torno al comedor de diario, que hace también de zona de reunión sin cumplidos y de distribuidor, donde se pueden contemplar las vajillas inglesas y de la Real Fábrica de Sargadelos, la platería o la cristalería de la Casa. Da paso al tocador, estancia destinada al aseo diario, mediante el uso del baño de asiento o de la bañera, y a la habitación principal que aparece en la fotografía, presidida por la gran cama, símbolo del matrimonio y de la familia.

La perspectiva enfilada que sigue a continuación, está compuesta por el despacho de Segundo Sierra Pambley, la sala de música con el conjunto de piano y taburete del madrileño Vicente Ferrer (1804-1856)  decorada con vistosos papeles pintados, y un gabinete, donde se recibiría a los amigos de confianza.

Finalmente, se visitan los grupos de dormitorios destinados a los invitados y al resto de la familia, que conservan además del mobiliario y la ropa de cama, objetos de aseo de la fábrica alemana Villeroy & Boch y juegos de mesa adquiridos en Francia hacia 1860 como la Oca.

SALA COSSÍO

Está destinada a mostrar la obra docente de la Fundación Sierra-Pambley, tras su creación por Francisco Fernández Blanco y Sierra Pambley junto con Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Manuel Bartolomé Cossío. Esta institución implantó en un conjunto de escuelas dedicadas a la formación de niños y de profesionales el método educativo intuitivo y experimental, no memorístico, propugnado por los responsables de la Institución Libre de Enseñanza. La ideología de ésta se define en su Reglamento como ajena a todo espíritu e interés de comunión religiosa, escuela filosófica o partido político. Nació para reformar la educación española, y para ello, en 1878 fundó una escuela de formación primaria en la que utilizó el método de la Institución Libre: se eliminaron los libros de texto, en favor de las lecturas y los apuntes, se fomentó el uso de la biblioteca, se promovieron las excursiones,…

En las escuelas Sierra-Pambley además,  fueron muy importantes las influencias europeas de finales del siglo XIX y principios del XX. Sus profesores acudían financiados por la Fundación, a los centros industriales y a las escuelas francesas e inglesas para ampliar su formación. Tras el período formativo, los profesores regresaban y enseñaban en Sierra-Pambley los métodos que habían aprendido en el extranjero.

Francisco Fernández Blanco fundó entre 1886 y 1903, por lo tanto, cinco escuelas en diferentes localidades de las provincias de León y Zamora. Todas ellas destacaron por su adaptación a los recursos de la zona y a sus características socioeconómicas. La educación impartida en ellas y el material escolar era íntegramente gratuito y facilitado por la Fundación: la primera fue en Villablino (León) en 1886, especializada en lechería, quesería y mantequería; la segunda, en Hospital de Órbigo (León) en 1890 para impartir la ampliación de instrucción primaria, al igual que la escuela de Villameca (León) y la de Moreruela de Tábara (Zamora) –fundadas en 1894 y 1897, respectivamente-, además de la especialización en agricultura. Finalmente, en 1903 fundó la Escuela Industrial de Obreros de León, que enseñaba a sus alumnos oficios en proceso de mecanización como la carpintería, la forja y la cerrajería.