Historia de la Biblioteca Azcárate

La Biblioteca Azcárate tuvo su origen en los fondos donados por la familia de Gumersindo de Azcárate. Sus sobrinos herederos interpretaron con gran sagacidad los ideales de Gumersindo y donaron en 1917 su biblioteca a la Fundación Sierra-Pambley, salvo los manuscritos que fueron a pasar a la Academia de la Historia, de la que era miembro.

La donación estaba constituida por obras de derecho, sociología, economía, etc., procedentes, muchas de ellas, de regalos de sus discípulos y admiradores que testificaban con este gesto el cariño al maestro. Muchas de ellas, unas 350, contienen dedicatorias curiosas a Gumersindo.

En 1917 Manuel Bartolomé Cossío, que sucedió en la presidencia del Patronato de la Fundación Sierra-Pambley a Gumersindo de Azcárate, fue el encargado de la recepción de este legado. Decidió la construcción de una biblioteca que albergara los fondos y creó para ello una bella instalación en la parte baja de los inmuebles de la Fundación en la calle de Sierra Pambley. El proyecto fue encargado al arquitecto municipal Manuel de Cárdenas, profesor de dibujo de la Escuela Industrial de Obreros de la Fundación Sierra-Pambley, quien diseñó y ejecutó las obras conforme al consejo e instrucciones directas del presidente del Patronato. El resultado fue una sala de lectura en forma de L, inspirada en las bibliotecas inglesas del S. XVIII, llamada Biblioteca Azcárate, que ha perpetuado su recuerdo en su ciudad natal.

Gumersindo Azcárate