La Fundación Sierra Pambley

La Fundación Sierra Pambley es una entidad privada sin ánimo de lucro dedicada desde 1887 a actividades educativas y culturales en la provincia de León (España). Fue creada por iniciativa de D. Francisco Fernández-Blanco y Sierra-Pambley que la dotó con la mayor parte de su fortuna personal. El objeto de las escuelas que creó era impartir educación primaria en Villameca y Moreruela de Tábara (Zamora), así como formación profesional de Comercio y Agricultura en Villablino, de Instrucción Primaria y Agricultura en Hospital de Órbigo, de carpintería, forja y cerrajería en la Escuela Industrial de Obreros de León y de Agricultura y Ganadería en la Granja Escuela del Monte de San Isidro (León).

La labor de la Fundación siempre estuvo guiada por el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza y las ideas de D. Francisco Giner de los Ríos, D. Gumersindo de Azcárate, y D. Manuel Bartolomé Cossío que formaron parte de su primer Patronato y en el caso de los dos últimos fueron sucesivamente sus Presidentes.

Este espíritu se resumió perfectamente en 1880 por el propio Giner de los Ríos:

una acción verdaderamente educadora en aquellas esferas donde más apremia la necesidad de redimir nuestro espíritu: desde la génesis del carácter moral tan flaco y enervado en una nación indiferente a su ruina, hasta el cuidado del cuerpo comprometido, como tal vez en ningún otro pueblo de Europa, por una indiferencia nauseabunda; el desarrollo de la personalidad individual, nunca más necesario que cuando ha llegado a su apogeo la idolatría de la nivelación y de las grandes masas; la severa obediencia a la ley, contra el imperio del arbitrio, que tienta a cada hora entre nosotros la soberbia de gobernantes y gobernados; el sacrificio ante la vocación sobre todo cálculo egoísta, único medio de robustecer en el porvenir nuestros enfermizos intereses sociales; el patriotismo sincero, leal, activo, que se avergüenza de perpetuar con sus imprudentes lisonjas males cuyo remedio parece inútil al servil egoísmo; el amor al trabajo, cuya ausencia hace de todo español un mendigo del Estado o de la vía pública; el odio a la mentira, uno de nuestros cánceres sociales cuidadosamente mantenido por una educación corruptora; en fin, el espíritu de equidad y tolerancia, contra el frenesí exterminador que ciega entre nosotros a todos los partidos.

Tras el golpe de estado del 18 de julio de 1936, la Fundación fue incautada por los sublevados y destituidos sus dirigentes. El Director de la Granja Escuela del Monte de San Isidro y Catedrático de Veterinaria, D. Nicostrato Vela fue ejecutado; el bibliotecario, D. Pío Álvarez fue “paseado” y fueron “depurados” varios maestros.

Durante toda la dictadura franquista, la Fundación Sierra-Pambley funcionó con un Patronato presidido por el Obispo de León y con las actividades educativas muy reducidas. Sin embargo, debe destacarse que la Biblioteca Azcárate, gracias a D. Antonio González de Lama se mantuvo como refugio frente a la intolerancia y centro de cultura. Albergó, en plena posguerra, los inicios de la prestigiosa revista de poesía “Espadaña” (1944-1951), una auténtica excepción en el panorama literario y del pensamiento durante el primer franquismo.

Con la recuperación de la democracia en España, D. Justino de Azcárate y Flórez, recién llegado del exilio y senador por designación real, inició las gestiones para recuperar la Fundación Sierra-Pambley y devolverla a los principios laicos y liberales de la Institución Libre de Enseñanza, lo que se consiguió el 11 de enero de 1979.

A Justino de Azcárate le sucedió Joaquín López Contreras, que había sido vicepresidente. Durante su presidencia, iniciada en 1989, la Fundación conoció un ascenso capital. Su amor por la Fundación, su fidelidad hacia los ideales institucionistas y su voluntad de servicio serán siempre nuestro ejemplo.

A medida que la enseñanza oficial ha ido cubriendo los espacios educativos a los que se dedicaba la Fundación Sierra-Pambley, esta se ha debido readaptar realizando un importante proceso de renovación mediante la creación de nuevas enseñanzas para cumplir los fines fundacionales.

El Patronato de la Fundación

La Fundación se rigió desde 1887 hasta 1936 por un Patronato del que fueron presidentes Francisco Fernández-Blanco y Sierra-Pambley, Gumersindo de Azcárate, Manuel Bartolomé Cossío y José Manuel Pedregal y Sánchez Calvo. Además, en diferentes momentos también formaron parte Francisco Giner de los Ríos (que no llegó a tomar posesión de su cargo), Germán Flórez, Juan Flórez Posada, Ricardo Rubio, Pablo de Azcárate, Juan Uña, Leopoldo Palacios y Natalia Bartolomé López Cossío.

En la actualidad el Patronato de la Fundación está compuesto por:

Presidente: Don Salvador Gutiérrez Ordóñez

Presidenta de honor: Doña Elvira Ontañón y Sánchez

Vicepresidente: Don Graciliano Palomo García

Vicepresidente: Don José García-Velasco García

Secretario: Don David López Valdueza

Vocal: Don Francisco Carantoña Álvarez

Vocal: Doña Elisa Navas García

Vocal: Don Luis Grau Lobo

Vocal: Doña Elvira Ontañón y Sánchez

Vocal: Doña Isabel de Azcárate González