Este mes os traemos otro documento realmente interesante y de mucha actualidad: la conocida como Ley Azcárate contra la usura. Entre los muchos méritos que atesora Gumersindo de Azcárate está el de ser el principal impulsor de esta ley que se publicó en 1908 y que aún está vigente. En su artículo 1 dice:

“Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso, o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales”

Puedes descargar esta ley directamente del BOE