Este jueves 2 de junio tendrá lugar en el salón de actos de la Fundación Sierra Pambley a las 20:00h la conferencia “INSTRUMENTOS DE TELEDETECCIÓN EN ARQUEOLOGÍA: LA APORTACIÓN DE LA FOTOGRAFÍA AÉREA Y EL RADAR AEROTRANSPORTADO (LIDAR) AL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO DE LA PROVINCIA DE LEÓN”, impartida por Julio M. Vidal Encinas, Arqueólogo de la Junta de Castilla y León. Presentará el acto Francisco Carantoña Álvarez, Patrono de la Fundación Sierra Pambley.

RESUMEN DE LA CONFERENCIA

La gestión de un recurso cultural como el Patrimonio Arqueológico exige el mejor conocimiento posible de sus indicios y evidencias en el territorio, con la finalidad de describirlas y acotarlas de forma precisa, para que sean tomadas en cuenta, de forma preventiva, ante cualquier actividad que pueda ponerlas en peligro, desde una carretera, una cantera, un polígono urbanístico, una concentración parcelaria o una repoblación forestal, entre otras. Tal información se forja en la Carta Arqueológica de la provincia, el documento informativo que recoge tales bienes patrimoniales, que, incorporados a los instrumentos de ordenación territorial, como las Normas o Planes Generales urbanísticos, evaluaciones de impacto ambiental, obras públicas, etc., trata de prevenir que se produzcan afecciones sobre ellos.

Para elaborar dichas Cartas o Inventarios la Arqueología se vale, sobre todo, de la prospección o análisis arqueológico del terreno mediante diversas técnicas, entre las que la interpretación de fotogramas aéreos, obtenidos ya sea de forma vertical, ya sea de forma oblicua, ha constituido una herramienta muy importante en la historia de esta disciplina. En efecto, la provincia de León cuenta con un Patrimonio Arqueológico singular que ha dejado importantes huellas – auténticos paisajes -, sobre su superficie, debido a la extensión y profundidad de tales evidencias, lo que los hace muy ‘visibles’ para la fotografía aérea: nos estamos refiriendo a la minería romana y a los yacimientos arqueológicos de tipo castreño, por ejemplo, en los que la utilización de la fotografía aérea para su descripción, desde los años 60-70 del siglo pasado, ha tenido una gran importancia. De hecho, gracias a la fotografía aérea se identificó el primer campamento romano de la provincia, en el municipio de Castrocalbón.

Esta prospección arqueológica desde el aire o desde el espacio, en los últimos años, como consecuencia de decisiones de ámbito supranacional tomadas en el seno de la Unión Europea, se ha visto enormemente beneficiada por lo que se ha venido en llamar la ‘democratización de la Información Geográfica’, con la creación, tanto en el Estado español como en las diferentes Comunidades Autónomas, de ‘geoportales’, es decir, páginas web desde las que cualquier ciudadano con un ordenador personal conectado a Internet, puede acceder y descargar – de forma libre y gratuita -, toda la información geográfica que se ha generado o se genera desde la Administración Pública (fotografía aérea histórica, cartografía topográfica histórica, urbanismo, parcelarios diversos, geología, uso del suelo, reconstrucciones del relieve del territorio obtenidos por medio de sensores remotos, como, por ejemplo, las obtenidas mediante LIDAR, etc.), que está originando una verdadera ‘revolución’ en el conocimiento del Patrimonio Arqueológico, con hallazgos que lo están enriqueciendo de forma muy notable. La aplicación y análisis de esta gran cantidad de información al estudio arqueológico del territorio provincial está dando lugar a que se produzcan numerosas novedades en el ámbito, por ejemplo, de la arqueología militar romana, con propuestas de identificación de nuevos campamentos, y, sobre todo, en el mundo castreño, con el registro en la Carta Arqueológica de más de cincuenta castros, la mayor parte de ellos inéditos.

Julio Vidal

juliovidal

Realizó sus estudios de licenciatura en la Universidad de Santiago de Compostela y, entre 1978 y 1983, fue becario del gobierno francés y se formó en el Laboratoire de Géologie du Quaternaire et Préhistorie de la Universidad de Burdeos. Desarrolló actividades en el Musée de l’Homme, Laboratoire de Préhistoire (Francia); Centre de Recherches Anthropologiques, Préhistoriques et Etnographiques (C.R.A.P.E.) (Argelia); Musée de Préhistoire (Tautavel, Francia); British Museum, Department of Prehistoric and Romano-British Antiquities (Londres, GB) y Musée National de Préhistoire (Les Eyzies de Tayac, Francia), y fue Fellowship Leakey Foundation (USA) en Olduvai Camp (Tanzania) y Kenya National Museums.

Ha participado en numerosos congresos sobre arqueología, colaborado en libros y publicado artículos en revistas especializadas. Algunas de sus publicaciones son: Julio M. Vidal Encinas: Protección del Patrimonio Cultural y Obras Públicas. Actuaciones Arqueológicas en la Autopista del Camino de Santiago (1994-1997), (1999); Ángeles Sevillano Fuertes y Julio M. Vidal Encinas: Urbs Magnífica. Una aproximación a la Arqueología de Astúrica Augusta (Astorga, León) (2002); Julio Manuel Vidal Encinas y María Encina Prada Marcos: ”El monasterio y panteón de Alfonso VI en Sahagún: aspectos históricos y arqueo-antropológicos”, en Alfonso VI y su legado (2009); Julio Manuel Vidal Encinas: “La inmodélica gestión de la arqueología en España: de servicio público a mercancía” (2003); Julio Manuel Vidal Encinas, Carlos Fernández Rodríguez, María Encina Prada Marcos, María Natividad Fuertes Prieto: “Los hombres mesolíticos de La Braña-Arintero (Valdelugueros, León): un hallazgo funerario excepcional en la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica” (2008).

Durante tres décadas ha desarrollado su labor profesional como arqueólogo del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en la provincia de León.