El origen de las piezas de porcelana se encuentra en China entre finales del siglo VI y principios del VII. La tradición cuenta que fue Marco Polo quien habló por primera vez sobre este tipo de cerámica, pero hasta mediados del siglo XIV no se dieron las primeras importaciones comerciales en Europa. Fue entonces cuando empieza a originarse a lo largo de los siguientes siglos una carrera frenética por intentar averiguar la fórmula de su fabricación.

Os mostramos un jarrón realizado en porcelana vidriada, dorado y estampado con diferentes motivos vegetales e historiados que se encuentra expuesto en la Sala de Música del Museo Sierra Pambley.

Se desconoce su procedencia debido a la ausencia de marcas pero por sus características podría pertenecer a una fábrica que imitara a las producciones francesas de Sevres de mediados del siglo XIX.