Hoy continuamos con nuestra “jardesía” para que descubras los secretos poéticos de nuestro jardín. De nuestro precioso pozo pueden salir muchas cosas: agua para regar, misterios del pasado remoto e incluso poemas.

Misterios porque, como ya sabes, en la mitología griega el Can Cerbero era conocido como el “demonio del pozo”, un perro de tres cabezas con una serpiente en lugar de cola que guardaba la entrada al Hades o inframundo para que los vivos no pudieran entrar y los muertos no pudieran salir. Así que ten cuidado y no te asomes a nuestro pozo.

Poemas porque, como también sabes, son innumerables los versos dedicados a los pozos. Nos gustaría compartir contigo una deliciosa composición de la gran escritora uruguaya Idea Vilariño.

El mar no es más que un pozo de agua oscura,
los astros sólo son barro que brilla,
el amor, sueño, glándulas, locura,
la noche no es azul, es amarilla.

Los astros sólo son barro que brilla,
el mar no es más que un pozo de agua amarga,
la noche no es azul, es amarilla,
la noche no es profunda, es fría y larga.

El mar no es más que un pozo de agua amarga,
a pesar de los versos de los hombres,
el mar no es más que un pozo de agua oscura.

La noche no es profunda, es fría y larga;
a pesar de los versos de los hombres,
el amor, sueño, glándulas, locura.