La Fundación Sierra Pambley acogió esta escuela, organizada por la Sociedad Española de Medicina Interna, del 30 de junio al 3 de julio.

La Escuela de Verano de Medicina Interna de la SEMI comenzó su andadura hace ya un año en la ciudad de Cuenca y ya desde su primera edición, mostró su voluntad de ser un espacio incluyente e independiente para el intercambio de conocimientos científicos y también un lugar para la convivencia entre los alumnos y los profesores. Un espacio para la reflexión no sólo sobre los aspectos más técnicos y más novedosos de nuestra especialidad sino también para el diálogo sin prisa y para la discusión sobre los temas profesionales que nos preocupan. El alumnado y los ponentes proceden de todas las comunidades autónomas del Estado por lo que queremos y creemos que serán unos días tremendamente enriquecedores para el intercambio de experiencias profesionales entre todos los asistentes.

El programa científico que estamos elaborando contará con conferencias de expertos, sesiones de controversia, sesiones de discusión de casos clínicos, algunas de ellas de carácter interactivo, talleres prácticos y conferencias clínico-patológicas. La participación de los residentes es condición necesaria para el éxito de la Escuela y gran parte del programa será impartido por vosotros mismos, contando siempre con la ayuda próxima de los moderadores que hemos elegido con el máximo esmero para cada sesión o taller.

Estamos poniendo todo nuestro esfuerzo e ilusión para ofreceros un programa que resulte atractivo y que abarque aquellos aspectos de mayor actualidad en el ámbito de la Medicina Interna. Esperamos no defraudar vuestras expectativas y que entre todos consigamos fomentar la discusión dentro y fuera de las aulas y en definitiva que la Escuela sea un lugar para compartir conocimientos y experiencias profesionales. En definitiva aspiramos a que, una vez finalizada, esta Escuela de Verano de Medicina Interna se convierta en un recuerdo inolvidable para todos nosotros.

Desde el Comité Organizador creemos que el que la Escuela haya elegido esta vez como sede la Ciudad de León, nos ayudará sin duda, a conseguir nuestros objetivos, así como el hecho de que las sesiones se realicen en la Fundación Sierra Pambley, cuyo viejo caserón está a la sombra de la Catedral y a escasas callejas del Barrio Húmedo, lugar irrepetible que invita a las conversaciones tranquilas que esperemos no se prolonguen hasta demasiado tarde y que nos permitan cumplir con el apretado programa con el que nos hemos comprometido.

El Comité Organizador