Hoy continuamos con nuestra “jardesía” para que descubras los secretos poéticos de nuestro jardín. El intenso color verde que tiene es responsabilidad, entre otras plantas, de la maravillosa hierbabuena. Y si hablamos de hierbabuena, es inevitable pensar en el poema de Lorca “La Tarara”. Seguramente pensarás que es una creación del genial poeta granadino pero la historia de esta melodía va mucho más allá. Como nos cuentan desde la Cadena SER:

“…es una nana infantil sefardí o mozárabe de la Edad Media que viaja por el tiempo a lomos de judíos y árabes, castellanos y valencianos, marroquíes y argelinos, Federico García Lorca y el Camarón de la Isla, y después de recorrer diversos territorios, razas y lenguas y transitar por varios siglos de viaje aterriza en una versión de rock con guitarras eléctricas ya en el siglo XXI. Hoy escuchamos a Antonio Vega y su peculiar versión de La Tarara”.

 

La Tarara sí,
la Tarara, no
La Tarara, niña
que la he visto yo.

Lleva mi Tarara
un vestido verde
lleno de volantes
y de cascabeles.

La Tarara sí,
la Tarara, no
La Tarara niña
que la he visto yo.

Luce mi Tarara
su color de seda
sobre las retamas
y la hierbabuena

Ay, Tarara loca.
Mueve la cintura
para los muchachos
de las aceitunas.