Una de las características más interesantes de las escuelas que creó la Fundación Sierra Pambley a finales del XIX en la provincia de León fue la incorporación de las técnicas y metodologías más modernas de la época. Para ello, no se escatimaban recursos: los profesores eran enviados al extranjero para “formarse y reformarse” (como decía Cossío en su Reforma escolar) y aplicar esos conocimientos en sus prácticas diarias. Ventura Alvarado, por ejemplo, se formó durante el curso 1894-1895 en la Escuela Nacional de Lechería de Mamirolle.

El propio fundador, Don Paco Sierra, visitó la exposición universal de París en 1878 y trajo, entre muchas otras cosas, algunas postales preciosas como la que compartimos hoy.