Casona SIERRA PAMBLEY

La casona de Sierra Pambley en Villablino es una casa solariega, construida en 1774 por la familia Sierra Pambley.
Francisco Fernández Blanco de Sierra Pambley, nació en Villablino en 1827 y creó a finales del siglo XIX la escuela Sierra Pambley Mercantil y Agrícola de Villablino construyendo para ello un magnífico edificio junto a su casa natal. Creo para su gestión una fundación al amparo de la Institución Libre de Enseñanza. La Fundación se rigió desde sus inicios y hasta 1936 por un Patronato del que fueron presidentes el propio Francisco Fernández Blanco de Sierra Pambley, Gumersindo de Azcárate, Manuel Bartolomé Cossío y José Manuel Pedregal y Sánchez Calvo.

La casona de Villablino fue edificada en la segunda mitad del XVIII.

Bajo el escudo de la fachada oriental figura la fecha de 1774. Aquí nació, vivió su niñez niñez y residió después, aunque periódicamente, Felipe de Sierra y Pambley y Fernández Téllez.

Jurista especializado en asuntos de hacienda pública, hizo carrera en la administración y en la política -gobernador, senador, diputado en cortes- y ostentó, entre otros cargos, el de Ministro de Hacienda con el gobierno liberal de 1822.

María de Sierra Pambley, hija del anterior, casó en Hospital de Órbigo con Marcos Fernández Blanco. De este matrimonio nacieron Francisco, Victorina y Pedro Fdez-Blanco de Sierra Pambley. Huérfanos de padre y madre en la adolescencia, los tres quedaron al cargo de su tío Segundo Sierra Pambley.

El hermano mayor, Francisco, nacido en Villablino el 24 de abril de 1827, terminó la carrera de derecho pero nunca ejerció. Varios sucesos -algunos desgraciados y otros chocantes- motivaron que toda la fortuna familiar terminara en sus manos.  En Madrid se relacionó con un grupo de intelectuales que  trataba de impulsar un proceso regenerador de la sociedad basado en Ideal de humanidad para la vida del filósofo alemán Krause. Isabel Cantón, en su obra antes citada, resume la idea con estas palabras de Joaquín Costa: Nuestra áncora de salvación, si todavía queda alguna para España, está fundamentalmente en reorganizar y crear la escuela, entendiendo por esto implantar a todo gasto, cueste lo que cueste, en todas sus imponentes proporciones y con positiva eficacia, que no meramente en las páginas de la colección legislativa, un vasto sistema de instituciones docentes.

Cuando don Paco Sierra pidió consejo a los krausistas acerca de un posible y noble destino para parte de sus bienes, aquellos le aconsejaron y le ayudaron a fundar escuelas. La de Villablino fue la primera.

Julio Álvarez Rubio. Blog Filandón (Noroeste Leonés)