La Fundación SIERRA-PAMBLEY participa – junto al Diario de León y la Diputación Provincial – en la edición del libro “León y la Constitución de 1812”.

En este año se cumple el segundo centenario de la Constitución de 1812 y el 125 aniversario de la Fundación Sierra Pambley. Esta feliz coincidencia no es la única. Nuestra Fundación, como se sabe, es fruto de la generosidad de D. Francisco Fernández-Blanco Sierra-Pambley, quien fue descrito por Manuel B. Cossío como “hijo espiritual de los patriotas de Cádiz” y también como un hombre que se volvía “más liberal cuanto más viejo”.

Efectivamente, D. Paco Sierra era nieto de Felipe Sierra Pambley e hijo de Marcos Fernández Blanco, ambos absolutamente comprometidos en la resistencia al ejército napoleónico, mientras se elaboraba la constitución de 1812. Felipe Sierra-Pambley fue además diputado por León en 1820 bajo la Constitución de Cádiz en el Trienio liberal. La Fundación Sierra-Pambley es hija también del genuino liberalismo de D. Paco Sierra. Precisamente la definición política de liberal nació en el Cádiz de 1811 y desde España se exportó el vocablo al resto del mundo aunque, en la actualidad, su sentido político originario probablemente se conserve más en Estados Unidos que en Europa.

Por esta tradición y vinculación con el doceañismo gaditano, la Fundación posee y tiene expuestos al público en el Museo Sierra Pambley tres valiosas obras impresas en Cádiz: una primera edición de la Constitución de 1812, otra es un proyecto de texto constitucional de 1811 y, por último, un trabajo previo titulado Idea de Constitución (también de 1811), que escribió el gran hacendista José Canga Argüelles, vinculado familiarmente a los Sierra Pambley.

El último motivo para la satisfacción con la edición de este libro son los autores del mismo: Elena Aguado, Francisco Carantoña y Carmelo Lucas. Se trata de tres historiadores profesionales, pioneros en la investigación de muchos aspectos de la historia contemporánea leonesa y además estrechamente ligados a la Fundación Sierra-Pambley, hasta el punto de que Francisco Carantoña es miembro de nuestro Patronato. Los tres han llevado a cabo un magnífico trabajo, tanto en los estudios introductorios como en las biografías de los diputados que representaron a nuestra provincia en las Cortes de la ciudad sitiada y los que fueron elegidos posteriormente bajo la misma Constitución gaditana.