Cerramos temporalmente las actividades públicas (visitas al museo, clases de español para inmigrantes, conferencias, cursos, eventos…) hasta nuevo aviso. Lógicamente, esta decisión podrá variar si las autoridades sanitarias así lo recomiendan.

Cuando la situación mejore, nuestra casa seguirá siendo el refugio de la educación y la cultura.