Mensaje del presidente de la Fundación Sierra Pambley

Siete siglos antes de nuestra era, escribía Hesíodo, desde su rústico retiro, su poema moral y costumbrista Los trabajos y los días. Una Memoria de actividades participa siempre de estos dos conceptos, el trabajo y el tiempo. Pero al tener como sujeto agente a la Fundación Sierra Pambley, al igual que en la obra del poeta griego, nuestras actividades no se agotan en un quehacer ciego. Se hallan inspiradas por una base moral y educativa, por un sentido ecológico y tienen como objetivo una justicia humanitaria y distributiva.
Los equipos de Hospital de Órbigo han desarrollado a lo largo de este curso unos excelentes programas de formación laboral que cobran singular relevancia en un ámbito que pugna contra la despoblación. El campus de Villablino se continúa proyectando hacia la educación y el conocimiento de un espacio geográfico excepcional, así como hacia la recuperación de un ámbito humano herido por la crisis minera. En nuestra sede de León aumentan las actividades culturales, se mantienen abiertas las puertas de nuestra singular biblioteca y de nuestro archivo. El museo asombra a los visitantes con la vívida muestra de una mansión decimonónica, y nuestros cursos para inmigrantes no solo cumplen una función social, sino que, por su calidad, se convierten en un referente metodológico en la enseñanza del español. Todos estos vectores de actividad muestran que la Fundación sigue viva y fiel a su ideario.

Salvador Gutiérrez Ordóñez